Consigue tener una piel bella de forma natural

Es posible tener una piel tersa y radiante de una forma sencilla y sin acudir a tratamientos faciales y cremas de altos costos, alimentarse correctamente es fundamental para conseguir tener una piel bella de forma natural, conoce los alimentos que necesitas incluir lo antes posible en tu dieta para que disfrutes de los beneficios de tener una piel sana.

Pez azul: Existen varias formas de preparar este pescado, puedes buscar una receta y disfruta de sus beneficios, contiene propiedades antioxidantes que ayudan a proteger, regenerar e hidratar tu piel.

Infusión de té verde: Reactiva las celular muertas de tu piel, protege tu corazón y desintoxica el organismo, también protege la piel de la radiación ultravioleta. Puedes tomar tres tazas al día y tendrás muy buenos resultados.

Aguacate: Ayuda para que la piel permanezca hidratada, es rico en vitamina E, por lo que favorece la juventud y la buena salud, también contrarresta los problemas de la piel, como: granos, eczema y dermatitis.

Bayas: Estas son frutas deliciosas y de colores fuertes, las cuales tienen niveles altos de antocianinas, que evitan el envejecimiento de la piel, y además son de gran beneficio para tu corazón y cerebro.

Berro: Por su gran cantidad de Fitonutrientes se puede utilizar como un alimento que previene del cáncer, es un diurético efectivo. Lo puedes comer en ensaladas dos veces por semana para conseguir una piel saludable.

Recomendaciones agregadas

Duerme bien: Para que tu piel se repare necesitas dormir por lo menos siete horas diarias, por otro lado si no logras un buen descanso corres el riesgo de aumentar de peso, así que descansar lo suficiente te brinda muchos beneficios, si te cuesta dormir bien, puedes tomar infusiones naturales, como: Te de valeriana, tilo o manzanilla.

Controla el estrés: Este es otro de los enemigos de la buena apariencia física, por lo tanto si quieres tener una piel tersa y verte bien debes controlar el estrés, cuando te sientes tensa tu cuerpo libera el cortisol, una hormona que hace que tu piel y cuero cabelludo acumulen grandes cantidades de grasa y el resultado son los brotes de acné.