Cómo decorar tu sala con buen gusto

Algunas personas suelen considerar que no es necesario poner tanta atención en la decoración de la sala, se centran solamente en la fachada del lugar, en mantener bien pintadas las paredes y probablemente también en tener un par de piezas de arte en las esquinas o cuadros colgados a lo largo de los pasillos e incluso en la sala; todo ello está bien, pero recuerda que el lugar al cual tus visitas llegan cuando van a ver que es la sala y por ello tienes que asegurarte de que éste no solamente impecable y limpia, sino que también bien ambientada.

Colores y muebles 

Con esto podemos empezar, recuerda que si quieres tener un ambiente ameno en tu sala, entonces tienes que asegurarte de que esté pintada de colores encendidos, pero al mismo tiempo bien contrastados y matizados con otros colores abiertos, que hará sentir la habitación amplia y relajada; matizar un color bastante claro como el blanco, junto a colores encendidos como naranja, verde e incluso un rojo un poco oscuro, son combinaciones muy buenas que al mismo tiempo dan también un tono de sofisticación y actualidad a tu espacio.

Es muy importante también en este punto, que tus muebles combinan con los colores y estamos hablando de todos los muebles, desde los sillones hasta las Mesas de Centro que puedan haber en tu sala de estar, ya sea meramente para el centro o en las esquinas; si cambias de muebles de vez en cuando y no quieres cambiar de mesas también porque es demasiado trabajoso y también eleva el costo, puedes escoger comprar algunas de color negro, blanco o de vidrio, las cuales absolutamente en todo momento combinarán con cualquier color de tus paredes y también de tus muebles.

En cuanto al color de los muebles podemos decir básicamente lo mismo, si te preocupa que combine por no con la pintura, la solución perfecta es comprarlos en color negro o blanco, colores que siempre serán perfectos con cualquier color de pintura que haya en tu hogar.

Adornos para las mesas y los sillones 

Esta es otra cuestión muy importante, ya que no puedes conformarte solamente con tener una hermosa mesa de centro, ya que si es muy linda y permanece vacía, entonces está desperdiciándola; por otro lado también tienes que cuidar no caer en el error de que tu mesa sea muy linda y la llenes de adornos, de forma que ni siquiera se pueda apreciar su construcción en sí. En tal caso y en general casi en todo tipo de decoración, la mejor opción es escoger el minimalismo. 

Estamos hablando de que un par de pequeños detalles pueden hacer que un espacio se vea perfecto, como por ejemplo colocar en lugar de un marco con una fotografía o un florero común y corriente en el centro de la mesa, un adorno interesante, con estilo vanguardista y porque no, hasta mezclando cuestiones como el agua, piedras de colores y todo lo que se te pueda ocurrir.