No vayas a una venta de colchones si primero no aclaras esto

Creo que el colchón, es el mejor amigo de nuestro descanso. La verdad es que un tercio de nuestra vida nos la pasamos durmiendo, y por tal motivo es que los expertos nos hacen la recomendación de cambiar colchón al menos una vez cada 10 años, por tal motivo es que antes de que vayas a tomar la decisión de comprar un colchón cualquiera, lo mejor será que puedas pensar bien esto que te vamos a mencionar a continuación.

A veces tenemos la costumbre de salir corriendo a la primera venta de colchones que se nos cruza enfrente, y ni siquiera sabemos algunos detalles que son muy importantes, y después nos estamos lamentando por la equivocación.

¿Para qué es que quieres el colchón nuevo?

Esto es lo primero que deberás de preguntarte en tu cabeza, si estas pensando en una cama individual, o también en una cama de matrimonio. Es importante que puedas conocer cuáles son las dimensiones que tiene cada uno de ellos:

  • 90 centímetros de ancho, por una cantidad de 15 centímetros aparte de la altura que tiene el usuario, también tenemos un ancho desde 135 centímetros, esto por dos metros de largo de forma respectiva
  • En los dos casos, se tiene como mínimo un grosor de 15 centímetros aproximadamente, aunque lo mejor es el de 25 centímetros.
  • Con respecto a las camas de matrimonio, debes de fijarte también que dispongan de una zona de descanso que sea independiente de la otra persona. Lo ideal es que puedas moverte en ciertas ocasiones y no necesariamente tengas que molestar a tu pareja.

¿Cama single o cama matrimonial?

Debes de preguntarte si eres una persona soltera, o también el futuro cercano que tengas en los próximos años. Quizás conozcas a otra persona, con la cual vas a convivir, y en este momento te vas a arrepentir por haber hecho la compra de una cama individual, solamente porque estabas soltero y vivías solo.

La firmeza de la que debe de disponer

Tienes que prestarle una atención especial a la firmeza que posee el colchón, recuerda que esta es la resistencia que puede llegar a ofrecer en contra de la carga que se produce generalmente por causa del cuerpo humano.

  • Siempre busca un colchón que sea muy firme y recto, no uno que tenga forma de hamaca, sin embargo, debe de ser mullido como para que las curvas de la columna se adapten de manera muy fácil.
  • Si molesta mucho la espalda, entonces se recomienda que sea un colchón que tenga una firmeza intermedia, con esto podrás reducir los dolores de espalda.
  • Hay varios fabricantes, que te brindan como consejo que elijas la firmeza dependiendo de tu peso. Por tal motivo es que si pesas menos de 70 kg, se recomienda que sea un colchón blando, en cambio hasta los 100kg, sería un colchón firme que soporte tu peso.
  • Los de látex, son los menos firmes; los de muelles, los de mayor firmeza; y los de viscoelástica, los intermedios.