Todo lo que debes saber de una junta de teflón

Los retenes de aceite son elementos selladores diseñados de material polímero plástico perfectamente moldeado, que se encuentra completamente unido a un anillo de metal y estos elementos son utilizados para cerrar o sellar cualquier tipo de espacios o de partes móviles que se encuentren en algún motor o maquinaria específica; su función principal es evitar que agentes externos ingresen al motor y se mezclen con los diferentes líquidos contenidos en su interior, al mismo tiempo que también impide que hayan fugas de estos.

Cuál es el funcionamiento de las juntas de teflón

Lo primero que tenemos que mencionar es que este tipo de juntas no son tan flexibles como una junta de caucho y por consiguiente este tipo de juntas se ven obligadas a trabajar solamente en una dirección de giro de la flecha, ya que el labio de la junta está constantemente en contacto con la flecha y de hecho el área de contacto de ésta es mayor que la de las juntas convencionales, razón por la cual no es tan agresiva con la flecha y esto redunda en una reducción bastante considerable de la formación de surcos que se puedan crear por desgaste en la flecha sellada.

El labio de la junta de teflón tiene un acabado de estilo acanalado o tornillo sin fin, razón por la cual le permite al retén bombear aceite hacia el interior del reservorio junto con la misma rotación de la flecha.

La inspección correcta

Recordemos que las juntas son elementos de gran precisión, por consiguiente tienen que manejarse con mucho cuidado y precaución para evitar que sufran daños, en especial en el labio principal; hay que analizar muy bien la forma de la junta, pues hay muchas diferentes y en algunos casos los extremos del labio interior están orientados hacia la parte exterior del motor, no hacia el interior, que es lo más convencional.

Cuando esto ocurre está escrito sobre la junta cuál lado de la misma es el que debe colocarse con dirección al exterior del motor y tenemos que respetarlo por completo para evitar que hayan fugas, las cuales ocurrirían de inmediato ya que la posición del labio de la junta se invierte.

Valoración de la superficie y alojamiento

El primer parámetro que tenemos que tomar muy en cuenta es que en la flecha no debe haber golpes, tampoco surcos, ni micro espirales; también hay que tomar muy en cuenta el diámetro de la flecha, asegurarnos de que haya un chaflán en la entrada de la flecha para que el retén no se dañe y en cuanto al alojamiento, tiene que estar completamente libre de golpes, deformaciones y magulladuras. También el diámetro de alojamiento de la junta es importante.

Cuidados importantes en la instalación

Es primordial que sepas que nunca tienes que lubricar con ningún tipo de sustancia ninguno de los labios de la junta y por supuesto, asegurarte de que no haya un exceso de des alineación entre la junta y la flecha, de lo contrario se desgastará rápidamente.